Contador Gratis

Atrás 

www.karatekas.com

Karate

 Shotokán

 
 

Consejos


 

  • Cuando comiences, no debes sentirte muy preocupado por la calidad de tu meditación. Siempre y cuando te sientas más calmado, más feliz y con más paz al final de la práctica, sabrás que tu meditación funciona.
  • No esperes resultados inmediatos. El propósito de la meditación no es convertirte en un maestro zen de la noche a la mañana. La meditación funciona mejor cuando se realiza por sus propios beneficios, sin buscar solamente los resultados.
  • Opta por el método que funcione mejor para ti. Lo que funciona para algunos puede incluir algunas técnicas que no funcionen para ti. No dejes que eso te desanime. Recuerda, ¡relájate!
  • Si deseas meditar y te sientes exhausto, cansado, dolorido o simplemente tenso, al punto que intentas meditar pero no puedes, intenta hacer algo relajante. Da un paseo, sal a correr o date una ducha. Esto ayudará a que liberes las tensiones. Luego, vuelve a intentar meditar.
  • Es fácil perder la noción del tiempo cuando meditas. Si estas preocupado por el tiempo durante la meditación, pon una alarma suave para que te avise cuando termine tu tiempo de meditación.
  • Con una buena postura, será más fácil respirar ya que tus pulmones tendrán más espacio. De hecho, notarás cómo la mayoría de los músculos del torso te ayudan a respirar mejor, desde el músculo en la base de tu pelvis, hasta los músculos del cuello, centrados en el músculo principal para la respiración, el diafragma. Los músculos trabajaran un poco para ayudar al diafragma. Si lo notas, es una buena señal de que estás en la postura adecuada. La postura adecuada es fácil y cómoda. Casi podrás sentir que estás flotando.
  • Si te cuesta meditar durante el periodo de tiempo que has elegido, prueba a meditar por un tiempo durante lapsos menores. Casi cualquier persona puede meditar durante un minuto o dos sin que vengan pensamientos que lo interrumpan. Entonces, a medida que las aguas de tu mente se calmen, poco a poco prolongarás tus sesiones de meditación, hasta que consigas el tiempo deseado.
  • No permitas que tu voz interna se escabulla y entre en tu mente. Obsérvala, no la asocies con tu meditación.
  • Cuando no estés meditando, haz un esfuerzo por ser amable y tranquilo, tanto respecto a tu humor como a tus pensamientos. Notarás que te sentirás más calmado, feliz, con la mente más ágil durante los días que meditas y notarás que estas cualidades decrecen cuando no medites.
  • Meditar durante largos periodos de tiempo ha demostrado tener muchos resultados favorables y su práctica continua vale la pena. Algunos de los beneficios son: incrementa la consciencia y concentración, reduce la tensión, proporciona un humor más calmado y relajado, mejora la memoria e incrementa la materia gris (neuronas) en varias partes del cerebro.
  • Algunos beneficios de la meditación no son tan perceptibles para la mayoría de personas, como por ejemplo poder dormir, luchar contra las adicciones o combatir las perturbaciones mentales con mayor facilidad.

© Jaime Santa María Bilbao